...

Machu Picchu una ciudad perdida en Perú

Tiempo de lectura: 7 minutos
Tabla de contenido

Machu Picchu – Una Ciudad Perdida

Muchos de nosotros sabemos que Machu Picchu es una espectacular ruina antigua entre los picos irregulares de Sudamérica, que regresa a nuestra memoria gracias a la foto de perfil de algún amigo posando junto a una llama; sin embargo, sentado a 2.430 m. sobre el nivel del mar, escuchando el chorro de antiguas fuentes de agua en medio de edificios y estructuras comunitarias casi perfectamente mantenidos, y rodeados de picos rocosos y valles de exuberante bosque tropical, hay pocos otros lugares en el mundo donde la leyenda del pasado es tan vívida.

Quizás una de las mayores maravillas de esta ciudad sea, precisamente, lo que permanece desconocido.

Vídeo de Ciudades Perdidas de los Incas por National Geographic

Un documental de National Geographic sobre la fascinante y misteriosa ciudad perdida inca precolombina de Machu Picchu.

El Imperio Inca

En el momento de la llegada de Cristóbal Colón al continente sudamericano, el Imperio Inca se extendía 4.300 millas, cubriendo la mayor parte de Perú, Bolivia, Ecuador, el norte de Chile y el noroeste de Argentina – la extensión longitudinal del Imperio Romano. Los Incas desarrollaron uno de los imperios más sofisticados del mundo preindustrial. Su ordenado sistema de gestión sociopolítica, impuestos altamente efectivos y métodos agrícolas y de riego avanzados permitieron un estado extremadamente exitoso y una rápida expansión.

La capital del Imperio Inca se ubicó en la ciudad del Cusco, el centro de su estructura política y económica. A través de sus conquistas, la Civilización Inca unió gran parte de la cultura indígena de Sudamérica y, como tal, su capital fue la culminación de 3.000 años de desarrollo cultural indígena en los Andes del sur. Sorprendentemente, su distribución espacial, junto con varios sectores y edificios individuales que quedan de la capital inca, todavía se pueden observar en el Cusco en la actualidad.

Los Incas mismos no tenían lenguaje escrito, y gran parte de lo que sabemos se basa en documentos sobre la invasión y ocupación española. Investigaciones recientes han discernido que el Valle Sagrado es el corazón del Imperio Inca, que consta de 100 kilómetros cuadrados de pueblos antiguos, restos arqueológicos y riqueza natural. En los últimos años, se ha convertido en un punto de acceso para los turistas que buscan obtener una comprensión más integral del Imperio Inca. La región está repleta de artefactos y ruinas que simplemente acechan a los intrépidos exploradores. Muchas de las ruinas tienen un significado espiritual, como el impresionante Templo del Cóndor, que fue tallado en una formación rocosa natural con la forma de un cóndor con las alas extendidas. Los Incas creían que el cóndor representaba el espíritu y los niveles superiores de conciencia. Sin embargo, la investigación ha determinado que los restos arqueológicos encontrados en el Valle Sagrado sirvieron para una amplia variedad de propósitos, desde tumbas hasta depósitos de alimentos y centros de investigación agrícola.

A pesar de su conocimiento del Valle Sagrado, no todas las riquezas incas fueron reveladas a los españoles. Los tesoros raros estaban escondidos en las montañas circundantes, escondidos de manos extranjeras y espadas españolas. No fue hasta el siglo XX se descifraron algunos rumores de estos sitios, cuando el arqueólogo de Yale Hiram Bingham fue a buscar la "ciudad perdida" de los incas y encontró lo que podría decirse que es uno de los sitios arqueológicos más importantes del Imperio Inca.

HABLA CON UN EXPERTO EN DESTINO

Diego Zapata

Rosa Mena

Sandy Lara

¿Listo para obtener información experta sobre viajes?

Diego Zapata

Rosa Mena

Sandy Lara


¿Cómo visitar Machu Picchu?

Tenemos un paquete especial de Machu Picchu y Galápagos para ti


Machu Picchu, la otra ciudad perdida

Machu Picchu fue ceremoniosamente revelado al mundo occidental por Hiram Bingham, quien había sido guiado hasta allí por tres indígenas. Desde entonces, ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1983) y una de las Nuevas Siete Maravillas Naturales del Mundo (2007). Construido en el siglo V, ofrece evidencia tangible del legado del Imperio Inca en la cima de su poder y éxito. El trazado de la ciudad demuestra la magistral organización social, productiva y administrativa de los Incas, y la ciudad misma ofrece evidencias de ser un centro religioso, ceremonial, astronómico y agrícola.

Video del Santuario Histórico de Machu Picchu (UNESCO/NHK) por la UNESCO

Distribución de la Ciudad

Machu Picchu está íntimamente conectado con la naturaleza, lo que refleja la profunda reverencia y conexión que los incas tenían con la tierra. La ciudad se construyó no solo sobre la tierra, sino con la tierra, dando como resultado una armonía estética entre la ciudad y la naturaleza. Los edificios y las estructuras comunitarias se construyeron bellamente en la ladera de la colina con base en sus diferentes funciones, aprovechando la naturaleza del terreno mismo. Un claro ejemplo de ello son las más de 700 terrazas agrícolas y el avanzado sistema de riego, que aprovechan los desniveles naturales y están diseñados para limitar la erosión, conservar el agua y potenciar unas condiciones agrícolas óptimas. De hecho, los increíbles proyectos de paisajismo utilizados a menudo por los incas sorprendieron tanto a los conquistadores españoles que llamaron a las montañas de los Andes por su nombre quechua, andenes. La armonía de la ciudad se enriquece aún más con la abundante vida natural de la región, lo que hace que las vistas panorámicas sean verdaderamente notables.

La ciudad también estaba muy bien organizada, con calles estrechas y caminos que conectaban sus diversos segmentos. Machu Picchu está dividido en dos sectores con un muro y una gran plaza que separa el sector residencial superior del sector agrícola inferior. Un extenso sistema de riego conecta los dos sectores, y los informes sugieren que llevaba agua de un manantial sagrado a cada una de las casas de la ciudad. Los arqueólogos teorizan que la ciudad se dividió en tres distritos: el Distrito Sagrado, donde se pueden encontrar muchos de los tesoros arqueológicos, como el Intihuatana y el Templo del Sol; el Barrio Popular; y el Barrio de los Curas y la Nobleza, fácilmente reconocible por sus muros rojizos y sus edificios más elegantes.

Ubicación de Machu Picchu

Métodos de construcción

Los edificios en sí se encuentran en muy buenas condiciones, principalmente gracias a los brillantes métodos de construcción utilizados. Solo unos pocos edificios específicos se construyeron con argamasa. En cambio, los bloques de piedra se encajaron tan bien que, después de siglos, ni siquiera la hoja de un cuchillo puede encajar entre ellos. Es posible que el predominio de esta técnica, denominada sillar, se deba a la naturaleza altamente sísmica del terreno. Este método permite que las piedras se muevan ligeramente y luego se reacomoden sin causar ningún daño estructural.

Quizás aún más sorprendente es que Machu Picchu se construyó sin la ayuda de la rueda, el hierro o el acero, lo que deja a los expertos con dudas sobre cómo se movieron los bloques de construcción, algunos de los cuales pesan hasta 50 toneladas. Los artefactos incas demuestran que los incas sí conocían el concepto de la rueda, pero parece que la falta de animales fuertes y el terreno escarpado y la vegetación densa hacían que su uso fuera poco práctico.

El verdadero propósito de Machu Picchu

Antes de 1911, año de su descubrimiento, Machu Picchu fue quizás el secreto mejor guardado de los Incas, ya que no hay absolutamente ninguna evidencia escrita de su existencia. De hecho, fue descubierto sin querer; Hiram Bingham originalmente buscaba Vilcabamba, la “Ciudad Perdida” de los Incas, un refugio para los últimos gobernantes Incas. Durante 50 años creyó que la había encontrado hasta que se demostró lo contrario cuando Gene Savoy descubrió la verdadera “ciudad perdida” en 1964. Sin embargo, después de un siglo de investigación y con una ciudad entera a su disposición, los científicos aún no pueden ponerse de acuerdo en tres preguntas principales: ¿quién, qué y por qué? Sin embargo, existen tres teorías principales sobre para qué y para quién se construyó Machu Picchu.

  • Fortaleza militar

Una teoría es que Machu Picchu actuó como un bastión militar. La ciudad está estratégicamente ubicada en una colina empinada, bordeada en sus tres lados por las paredes de un cañón escarpado, y es completamente invisible desde el valle de abajo. Además, Machu Picchu es totalmente autosostenible, lo que permite a sus habitantes sobrevivir a un largo asedio. Toda su comida se producía en las terrazas y colinas circundantes, y la colina se abastece de agua de manantiales y fuentes frescas.

  • Sitio ceremonial

Por otro lado, la ciudad también presenta evidencias de haber sido un sitio ceremonial. Muchos de sus edificios parecen tener un significado religioso y el extremo aislamiento de la montaña también sugiere una importancia espiritual. Además, el río Urubamba, que casi rodea Machu Picchu, era conocido como Vilcamayo por los incas, que significa río sagrado. El Dr. John Reinhard reunió información de varias fuentes históricas, arqueológicas y etnográficas para sustentar la idea de que “Machu Picchu formó un centro geográfico cosmológico, hidrológico y sagrado para una vasta región”. Es posible que Machu Picchu haya sido un templo dedicado al dios sol, Inti.

  • Retiro real

Hallazgos más recientes sugieren que Machu Picchu sirvió como retiro real para el emperador Pachacuti y su corte real. Esta última teoría se basa principalmente en un documento creado por los conquistadores españoles en el siglo XVI. Este menciona una hacienda real llamada Picchu, construida aproximadamente al mismo tiempo que Machu Picchu. Sin embargo, esto se ve respaldado por la forma de los edificios, que fueron construidos en el estilo que el emperador Pachacuti estableció como marca de las haciendas incas. Además, los arqueólogos han identificado varios edificios como casas del emperador. También hay plazas abiertas que pudieron haber servido para rituales, fiestas, bailes y competencias deportivas. Esta teoría también podría explicar el pequeño tamaño de la ciudad en relación con los estándares incas. Las apenas 5 millas cuadradas podrían haber albergado aproximadamente de 500 a 750 personas.

Javier Garcia

Eduardo Silva

Carolina Escobar

PLANIFICA TU AVENTURA

Javier Garcia

Eduardo Silva

Carolina Escobar

Ponte en contacto para obtener más información.

Contáctanos

Lo que realmente confunde a los arqueólogos es la variedad de esqueletos y artefactos que se han encontrado en Machu Picchu. Se han desenterrado más de cien esqueletos, revelando evidencia de que se originaron en toda Sudamérica. Por ejemplo, se han descubierto varios tipos de modelado de cabezas, una tradición que practicaban las tribus costeras y algunas de la sierra. Además, se ha encontrado una variedad de cerámica, cuyos estilos se originaron en numerosas regiones de Sudamérica, incluso tan lejos como el Lago Titicaca. Sin importar el verdadero propósito de la ciudad, es posible que estas personas provengan de varias áreas del imperio, potencialmente como sirvientes del emperador.

Machu Picchu es una maravilla arqueológica y una verdadera obra de arte, escondida entre las impresionantes montañas tropicales. Sin embargo, es poco probable que alguna vez podamos entender verdaderamente la razón por la cual se construyó Machu Picchu. Es posible que fuera tanto un santuario religioso como un retiro para el emperador, ya que la espiritualidad estaba intrínsecamente entretejida en la vida del pueblo inca. Sea lo que sea, se merece su estatus y es un sitio que debemos proteger a toda costa.

Actualizado:abril 15, 2024

Publicado:mayo 3, 2016

ENTRADAS RELACIONADAS